Cuánto tiempo aguantan los alimentos en el congelador

El congelador es una herramienta muy útil para conservar algunos alimentos por largos períodos de tiempo. A bajas temperaturas la actividad biológica se reduce hasta casi detenerse, dilatando el tiempo en el que se descomponen los alimentos.
Para obtener la mejor calidad, te hacemos algunas recomendaciones sobre cómo congelar el pescado y los mariscos y durante cuánto tiempo.

Períodos de conservación

Congela el pescado cocido durante un período máximo de 3 meses. El pescado crudo congelado debe consumirse en el plazo de 3 a 8 meses y los mariscos, de 3 a 12 meses. El pescado se descompone más rápido que la carne, por lo que puede ser congelado menos tiempo. Nunca dejes los pescados y los mariscos fuera de la nevera durante más de dos horas.
•    Pescado blanco: el pescado blanco, más magro, aguanta hasta seis meses.
•    Pescado azul: al ser más graso reduce el tiempo recomendado a los tres meses máximo, seis si ha sido previamente cocinado.
•    Pescados ahumados: las piezas ahumadas aguantan hasta dos meses en condiciones óptimas.
•    Mariscos crustáceos: la langosta aguanta cruda doce meses y los centollos y bueyes de mar diez meses. Si han sido cocidos, su tiempo se reduce a un máximo de tres meses.
•    Mejillones y ostras: aguantan de dos a tres meses en el congelador.
•    Almejas: alcanzan los seis meses congeladas.
•    Pulpos y calamares: si han sido debidamente limpiados y eviscerados pueden aguantar hasta seis meses congelados.

Procesos de congelación

Para congelar el pescado se pueden realizar básicamente dos métodos. Por un lado, tenemos la ultracongelación, que consiste en que el producto alcance los -5ºC en el centro del mismo antes de 2 horas, para después alcanzar los -20ºC. 
Por otro lado, nos encontramos con la congelación artesanal debemos tener en cuenta que cuanto mayor sea la velocidad de congelación, mejor se conservarán las propiedades del pescado pues se reducirán los cristales de hielo y se detendrán más rápidamente cualesquiera procesos biológicos. Pasado el proceso, se debe mantener la temperatura constante de -18ºC al menos.
Para descongelarse debe hacerse lentamente, reduciendo progresivamente el frío del producto o, bien, puede cocinarse directamente. Es importante recordar que una vez descongelado el producto, no debe volver a ser congelado.