Los increíbles beneficios del pescado congelado

Cuando tratamos de tener una dieta variada, hay que incluir en la base de la pirámide nutricional las verduras, las hortalizas, las frutas, los frutos secos, las legumbres, las carnes y los pescados. Una alimentación sana en la que prima la comida real todos estos alimentos deben estar presentes.  
Sin embargo, con el ritmo frenético de vida que se lleva hoy en día, hay muchas veces que los ultraprocesados se cuelan en el camino. Para ponerles freno y mantener una alimentación sana, equilibrada y real, hay ciertas formas de cocinar y conservar frescos los alimentos que pueden ayudarnos a ahorrar tiempo. 


Congelar el pescado

El pescado congelado es una opción muy socorrida para las familias que quieren llevar una alimentación sana y tienen poco tiempo. Cuando el pescado llega al puerto procedente de alta mar se congela de inmediato a -40ºC en muy poco tiempo. Gracias a esta rapidez, se reduce la oxidación natural y la frescura del pescado se mantiene. No se pierden los nutrientes, se reduce el impacto ambiental y aumenta la seguridad de los pescadores. 
Además, permite un mayor consumo a menor precio y, si se desea comer pescado crudo, en comidas como el sushi, por ejemplo, se previenen enfermedades como el anisakis, un parásito que se puede encontrar en el pescado y en los cefalópodos crudos.