Por qué es beneficioso comer pescado frecuentemente

El pescado contribuye a una dieta equilibrada y constituye una fuente importante de nutrientes. El pescado, por lo general, ofrece un contenido calórico bajo, contiene proteínas con alto valor biológico, aportan vitaminas y algunos minerales. Además, muchas especies son ricas en ácidos grasos poliinsaturados omega-3.

Por su valor nutricional

El pescado ofrece con un valor nutricional elevado. Contiene entre un 155 y un 24% de proteínas de alto valor biológico. Contiene aminoácidos esenciales como metionina, cisteina, treonina y lisina.

Además, contiene entre un 0,1% y un 15% de grasas en función de la especie. Los pescados blancos (bacalao, gallo, lubina, merluza, etc.) son menos grasos que los pescados azules (atún, bonito, caballa, boquerón, etc.) Las grasas de pescado azul, principalmente, se caracterizan por su composición en ácidos grasos poliinsaturados omega 3, particularmente, ácido docosahexaenoico (DHA) y acido eicosapentaenoico (EPA) que están ligados a la reducción de las enfermedades cardiovasculares.
En cuanto a las vitaminas y minerales, es importante señalar que el pescado contiene cantidades significativas de vitaminas E, A y D, así como las B1, B2, B3 e incluso B12. También es rico en sodio, potasio, calcio, y hierro.

Por su fácil digestión

El pescado presenta una mayor digestibilidad que la carne, pues posee menos colágeno. Por ello es aconsejable para personas que presentan ciertos tipos de enfermedades y patologías digestivas como úlceras, gastritis, dispepsia, etc. Para mejorar la digestibilidad del pescado es aconsejable no añadirle demasiados aceites o salsas.