¿Qué precauciones debemos tomar a la hora de comprar y consumir marisco?

En Frioteis somos conscientes, por la naturaleza de nuestro trabajo, de la importancia de cuidar del producto del mar, de manera que llegue en el mejor estado posible al consumidor. Aunque tradicionalmente se ha pedido una especial precaución a los consumidores durante los meses de verano, los sistemas de refrigeración actuales permiten que el calor no sea necesariamente un problema.


Evitar el calor es fundamental, sobre todo en la época estival, de modo que el producto no pierda su frescura más rápido. El momento ideal para consumir marisco es lo más cerca posible de su captura y, preferiblemente, debe haberse mantenido frío de manera constante. El aspecto y sin duda el olor son determinantes para detectar la frescura del mismo. Conocer la temporada de cada marisco es positivo, tanto para disfrutar las mejores calidades y una mayor frescura.


Las etiquetas son siempre un indicador relevante para conocer detalles del producto que estamos comprando, aunque no siempre se encuentran disponibles. El buen estado de las conchas o los las zonas externas también es relevante. Si estas muestran grietas o roturas es más conveniente no comprarlos. La frescura del marisco con patas es sencilla de identificar, ya que es habitual que muevan las patas cuando están vivos, que es el estado ideal para comprarlos.


En lo relativo a las bacterias que en ocasiones acompañan a los mariscos, el cocinado es la mejor solución. En caso de consumirlo crudo, hemos de tener precaución a la hora de mantener la frescura y el estado de conservación.